"Unidos en Cristo para Evangelizar"
25 de Septiembre de 2020
¡Pídeselo a tu Ángel Custodio!
 



Nuestra Fe nos enseña que Dios creó todo lo visible y lo invisible. En el Magisterio de la Iglesia forma parte de la revelación la afirmación de la existencia de los ángeles y de su acción misteriosa en el cosmos y en la historia de los hombres.

¿Qué es un ángel? ¿Qué naturaleza tiene? San Agustín dice respecto a ellos: “El nombre de ángel indica su oficio, no su naturaleza. Si preguntas por su naturaleza, te diré que es un espíritu; si preguntas por lo que hace, te diré que es un ángel”) (Enarratio in Psalmum, 103, 1, 15).

El Catecismo nos recuerda que “con todo su ser, los ángeles son servidores y mensajeros de Dios. Porque contemplan “constantemente el rostro de mi Padre que está en los cielos” (Mt 18, 10), son “agentes de sus órdenes, atentos a la voz de su palabra” (Sal 103, 20).

La tradición cristiana nos dice que los ángeles, por caridad, se ponen al servicio de los designios divinos de salvación de los hombres. La doctrina tradicional del ángel de la guarda, que vela sobre cada persona, expresa la delicadeza de Dios con nosotros. Para la protección y ayuda a los seres humanos Dios ha previsto a los “ángeles de la guarda” (Génesis 48,16; Salmo 34,7; 91, 10-11; Mateo 4,6; 18,10; Hebreos 1,14). Ellos interceden por nosotros ante el trono divino (Job 33,23-24; Zacarías 1,12; Tobías 12,12).

Los ángeles tienen como misión en particular contrarrestar los ataques de los demonios. Este último dato nos debería poner en alerta para no desestimar su ayuda, cuando el maligno se ensaña contra todo lo que huele a cristiano: la familia, el derecho a la vida, la paz social… El descaro de algunos por descritianizar la sociedad, y de manera particular a nuestro país, fomentando la lucha entre hermanos, promoviendo el odio, la violencia, la inmoralidad en el orden social nos obliga a estar muy atentos e invocar la intercesión de estos servidores públicos.

Como se puede apreciar, Dios tiene previsto que desde el comienzo de nuestra vida hasta la muerte estemos rodeados de ángeles previstos para nuestra custodia e intercesión. Como lo señala un Padre de la Iglesia: “Nadie podrá negar que cada fiel tiene a su lado un ángel como protector y pastor para conducir su vida” (San Basilio Magno, Adversus Eunomium, 3, 1: PG 29, 656B).

El día del juicio final los ángeles del Señor serán los encargados de despertar a los muertos, y separar a los justos de los pecadores (Mateo 13,41; 16,27; 24,31; 25,1ss). En consonancia con lo anterior, en su liturgia, en el Canon romano la Iglesia los invoca en la oración de difuntos: “Al Paraíso te lleven los ángeles...”.

Hacemos muy mal si no aprovechamos de esta ayuda. Dios nos ha regalado esta compañía para nuestro auxilio y el de nuestros hermanos. Pidámosle ayuda a estos seres espirituales para que nos acompañen hasta llegar al cielo.

Nos puede ayudar a concretar esto la oración compuesta por el Papa León XII:

“San Miguel Arcángel, defiéndenos en la lucha. Sé nuestro amparo contra la perversidad y acechanzas del demonio. Que Dios manifieste sobre él su poder, es nuestra humilde súplica. Y tú, oh Príncipe de la Milicia Celestial, con el poder que Dios te ha conferido, arroja al infierno a Satanás, y a los demás espíritus malignos que vagan por el mundo para la perdición de las almas. Amén”.

Crodegango






Dirección: Avenida Vitacura #7401, Comuna de Vitacura Teléfonos: (+56 2) 2242 2401 - (+56 2) 2219 1760  Mail: parroquia@loscastanos.cl