"Unidos en Cristo para Evangelizar"
01 de Septiembre de 2023
Apostasía y las sectas
 


La palabra apostasía describe el acto que hace una persona de abandonar públicamente su religión. El apóstata es el hombre que renuncia a sus creencias, a la que en algún momento se había convertido.

Las causas de la apostasía pueden ser variadas y no se deben confundir con otras conductas. Como lo explica el Catecismo: "la incredulidad es el menosprecio de la verdad revelada o el rechazo voluntario de prestarle asentimiento". “Se llama herejía la negación pertinaz, después de recibido el bautismo, de una verdad que ha de creerse con fe divina y católica, o la duda pertinaz sobre la misma; apostasía es el rechazo total de la fe cristiana; cisma, el rechazo de la sujeción al Sumo Pontífice o de la comunión con los miembros de la Iglesia a él sometidos” (CIC can. 751) (CIC 2089).


El apóstata hace siempre una opción radical: reniega de lo que antes se creía
Una conducta de este tipo se explica, entre otras razones, por lo que describe Gregorio Nacianceno: "el hombre se puede deslizar con facilidad a la idolatría y en tal caso puede terminar por adorar lo que no debe". Conforme al Catecismo, "la idolatría no se refiere sólo a los cultos falsos del paganismo. Es una tentación constante de la fe. Consiste en divinizar lo que no es Dios. Hay idolatría desde el momento en que el hombre honra y reverencia a una criatura en lugar de Dios. Trátese de dioses o de demonios (por ejemplo, el satanismo), de poder, de placer, de la raza, de los antepasados, del Estado, del dinero, etc". “No podéis servir a Dios y al dinero”, dice Jesús (Mt 6, 24). Numerosos mártires han muerto por no adorar a “la Bestia” (cf Ap 13-14), negándose incluso a simular su culto. La idolatría rechaza el único Señorío de Dios; es, por tanto, incompatible con la comunión divina (cf Gál 5, 20; Ef 5, 5). (CIC 2113).


Dentro de las diversas formas de apostasía, una que se está haciendo frecuente es el ingreso a una secta. Esto implica que se abandona la fe cristiana, para pasar a cultivar creencias orientales, el ocultismo, pseudoterapias energéticas o psicológicas, doctrinas ecologistas o filosofías materialistas ateas (una descripción del fenómeno, Santamaría del Río, L. 2023). “Secta y nueva religiosidad: un reto pastoral”. Anales de Teología, 20 (2), 175–192).


Junto al acto de apostasía individual, también existen las de tipo colectiva. La posibilidad que muchos renieguen de la fe es algo que se ha dado en la historia de la Iglesia Católica, motivada, por ejemplo, por el temor que humanamente provocan las persecuciones cruentas que se han desatado en distintas épocas y lugares. En el cristianismo primitivo incluso se acuñó la denominación de lapsi, para aludir a los cristianos que volvían al paganismo, especialmente en las persecuciones.


La apostasía colectiva es una posibilidad que tiene importancia teológica por lo señalado en la Segunda Carta de San Pablo a los Tesalonicenses: "3 Que nadie los engañe de ninguna manera. Porque antes tiene que venir la apostasía y manifestarse el hombre impío, el Ser condenado a la perdición".


No sabemos cuando regresará el Señor, pero se nos ha revelado que dentro de los signos que anticipan su venida está la gran apostasía. En el Catecismo de la Iglesia Católica se explica esto señalando que: "Antes del advenimiento de Cristo, la Iglesia deberá pasar por una prueba final que sacudirá la fe de numerosos creyentes" (cf. Lc 18, 8; Mt 24, 12). "La persecución que acompaña a su peregrinación sobre la tierra (cf. Lc 21, 12; Jn 15, 19-20) desvelará el 'misterio de iniquidad' bajo la forma de una impostura religiosa que proporcionará a los hombres una solución aparente a sus problemas mediante el precio de la apostasía de la verdad. La impostura religiosa suprema es la del Anticristo, es decir, la de un seudo-mesianismo en que el hombre se glorifica a sí mismo colocándose en el lugar de Dios y de su Mesías venido en la carne" (cf. 2 Ts 2, 4-12; 1Ts 5, 2-3;2 Jn 7; 1 Jn 2, 18.22). (CIC 675).

 
Pidamos al Espíritu Santo que nos ayude a estar preparados para la venida de Jesucristo y firmes en la fe que profesamos en Dios, que es Uno y Trino.


Crodegango

 






Dirección: Avenida Vitacura #7401, Comuna de Vitacura Teléfonos: (+56 2) 2242 2401 - (+56 2) 2219 1760  Mail: parroquia@loscastanos.cl